martes, 11 de abril de 2017

Que sabio es nuestro cuerpo!!

Buenas tardes amig@s!

Ya me había dado cuenta de que nuestro cuerpo y sobre todo nuestra mente son muy sabios, de ahí que me haya interesado por la psicología, pero justamente hoy he podido dar cuenta de ello.

Creo que ya os comenté que soy administrativa. Por consiguiente padezco bastantes dolores de espalda, sobre todo a la altura de los omoplatos. De normal cuando me siento algo cargada por esa zona me da por estirarme instintivamente colocando las manos tras la nuca y estirando asi los codos hacia el exterior.

Pues justo esta tarde estudiando una de mis asignaturas de psicología, en la que nos ponen como ejemplo el dolor de omoplatos para los que somos estudiantes para así explicarnos unos conceptos, nos terminan por dar como extra la siguiente recomendación :

"Si sois de los que padecéis dolor de espalda a menudo y con una intensidad moderada,
os recomendamos que hagáis los siguientes ejercicios que hemos tomado de Anderson,
1980 (págs. 88-89).

"

Extraido de: León García, O.G y Montero García-Celay, I. Metodologías descriptivas II: la observación, Barcelona: FUOC

Obviamente me he visto totalmente reflejada al ver esta imagen y me he acordado de que esta misma mañana lo había hecho sin haber visto nunca en mi vida esta recomendación previamente. 
Se que os puede parecer una chorrada de post, pero a mi me ha parecido de lo más curioso darme cuenta del nivel de propiocepción que tiene nuestro cuerpo.  

De paso si alguien con trabajo de oficina o estudiante o ambas cosas lee este post espero que le sirva de ayuda para aliviar esas leves molestias, ya que si son de tipo grave y consistente... mejor acudan a su médico.

Un saludo y hasta pronto!!  

martes, 21 de marzo de 2017

Relajando que es gerundio!

Buenas tardes amig@s!

Como os comenté en mi último post (No vayas con depresión a IKEA) ando algo tocada de estado de ánimo. Más concretamente lo que tengo es bastante ansiedad/estrés provocado por temas laborales. Últimamente apenas dormía una media de 4 o 5 horas al día y esa falta de sueño me estaba empezando a pasar factura: falta de concentración en el estudio, dolores de cabeza al levantarme para ir a trabajar, despistes, etc.
Así que decidí ir al médico para comentárselo y que me diera algo que me ayudara a conciliar el sueño, ya que la valeriana no me había sido demasiado efectiva.
Y como yo no soy muy partidaria de estar medicándose... y como buena aspirante a psicologa que soy... he intentado buscar la forma alternativa de afrontar mi problema para anular la medicación a largo plazo.
Realmente no he tenido ni que buscar, ya que haciendo uno de los trabajos de la universidad, nos pedían comentar un estudio realizado sobre la efectividad de la Terapia de Relajación Muscular Progresiva para reducir la hipertensión.
Viendo, además, que los resultados del trabajo corroboraban su efectividad, decidí buscar en Youtube, puerta de todo, para ver si encontraba algún vídeo sobre el tema y ver exactamente en qué consistía, qué tipo de ejercicios se realizan, etc.
Y como me parece algo interesante de practicar para todo el mundo, sin necesidad de que estemos pasando una situación estresante en nuestras vidas, simplemente por el mero hecho de irnos a la cama relajados y desconectados de toda la actividad diaria, que cada vez es más, os comparto el vídeo sobre Relajación Muscular Progresiva que he encontrado.
Obviamente hay muchos más por la red, pero bueno este es el que he encontrado y la verdad me ha parecido completo y breve.
Ahora toca ponerlo en práctica a ver que tal va.

Espero que este post haya servido de ayuda, tanto a gente que padece ansiedad/estrés, gente con hipertensión, como a gente sin problemas evidentes, pero que quieren cuidarse día a día un poquito más.

Saludos amig@s y hasta pronto!!

lunes, 13 de marzo de 2017

No vayas a IKEA con depresión!

Buenas tardes mundo!

Este post va dedicado a las mujeres que me estén leyendo, y muy especialmente a aquellas que vivan independientes y tengan tarjeta de crédito.

Por favor, si os encontrais estresadas, de bajón, malhumoradas, o cualquier otro estado anímico similar que conlleve un nivel anímico/hormonal inusual, NO VAYAIS A IKEA Os lo digo por propia experiencia.

La leyenda urbana de que las mujeres nos curamos las depresiones con chocola, helado o llendo de compras es verídica y está demostrada científicamente.

Ahora mismo me encuentro en un momento de mi vida laboral bastante estresante que no me reporta más que falta de sueño y ansiedad, por lo que el plan que se me presentaba este sábado pasado me parecía de lo más ideal para desconectar un poco de todos los problemas y despejarme. Viaje a Ikea con mamá y una amiga de ambas. Cojonudo verdad?? eso estareis pensando... Y lo fue hasta el momento de pasar por caja... No digo la cifra porque eso ya es tema privado, pero vamos que lo primero que pensé fue: ¿Pero yo no venía simplemente a pasar el día y no iba a comprar nada?? pues si esto es nada....esta cara!

Luego del mal trago llega el momento "¿Cómo meto yo esto en el maletero?". La mayoría de artículos eran pequeños pero el espejo que elegí para el cuarto de baño no era precisamente algo de dimensiones reducidas. Así que tuvimos que recurrir al ingenio in estremis del que solemos hacer gala las mujeres en esas circunstancias en las que pretendemos que algo entre en un sitio por nuestros ovarios. Y se nos ocurres, pues, descapotar el coche (alguna ventaja tienen que tener los descapotables), meter el espejo y volverlo a capotar. Entonces ocurren los problemas siguientes:

Problema número 1 y el más importante de todos... El espejo no coje ni descapotando el coche para meterlo en los asientos traseros. En mi cabeza se olle una vocecilla que me susurra "Rosana...¿ tu has cogido un espejo de cuarto de baño o una placa solar para la casa de campo?"

Problema número 2 y no por ello menos importante ... aunque el espejo hubiera cabido y se pudiera volver a capotar el coche, nuestra amiga hubiera tenido que ir empotrada en un zulo entre el respaldo del asiento trasero y el espejo inclinado en plan piramide. Como imaginareis no tengo tan mala baba como para hacer pasar esa hora de viaje en esa postura.

Al final optamos por lo que nos dice la lógica: " todavía estáis en Ikea... subir a devolverlo y lo cambias por otro más pequeño o dos individuales que formen lo mismo, que eso ahora se lleva bastante".  Así que eso hicimos, lo devolví y elegí dos individuales que me hacían el mismo papel y a mitad de precio. Y vosotros pensaréis que salí ganando por que me ahorré dinero...como se nota que no me conoceis bien... me gasté la diferencia en otros artículos, pero en mi defensa diré que si no lo hacía el dinero se queda en una tarjeta regalo que no me va a sacar de pobre para ir a comprar a Mercadona.

Cuando por fín acabamos de meter los nuevos espejos al coche, me paso el camino de vuelta auto-convenciendome de que, al fin y al cabo, todo lo que he comprado son cosas para la casa, que antes o despues tenía que comprarlas, etc... Y oye...que parece que funcionó, pero solo un rato...exactamente hasta que te levantas a la mañana siguiente y piensas....a ver como ajusto yo ahora el bolsillo!

Pero como dicen por ahí... todo tiene solución menos la muerte, así que a disfrutar todo lo comprado y que me quiten lo bailado!!


P.D. Como consejo práctico para evitar esta situación os sugiero que vayais a estos sitios sin tarjeta de crédito y con el efectivo justo para la comida.

Saludos y hasta pronto amig@s!

domingo, 22 de enero de 2017

Mi primera gran gran nevada

Buenos días amig@s!
Este pasado jueves 19 de enero de 2017 ha caído una gran nevada en mi pueblo como no habían visto mis ojos en mis treinta años de vida.

No había visto nunca caer tanta nieve en tan poco tiempo y cuajar tan fácilmente. He de decir que disfrute como una cría pequeña viendo nevar y jugando con mi familia y mis perritas en la nieve. 

Pero como nada puede ser absolutamente perfecto... La nieve nos trajo la caída de 5 postes de luz con su correspondiente corte, que duró más de un día en algunos hogares, y a mi me ocasionó la perdida de toda una tarde de estudio a falta de dos días para mi examen de Fundamentos psicosociales del comportamiento humano.
Llegamos a quedarnos aislados por completo ya que, además del corte de luz, muchos no teníamos ni cobertura móvil y las carreteras de acceso y salida del pueblo quedaron cortadas. 
En ese momento me di cuenta hasta qué punto dependemos de la electricidad y las nuevas tecnologías. Muchos habíamos fundido nuestras baterías móviles grabando la nieve y haciéndonos selfies y el pánico empezó a cundir cuando veíamos que nos quedaba un mínimo de batería y no había electricidad para recargarlos.

Pero como siempre se ha dicho...Al mal tiempo buena cara y a sacar lo mejor de la situación que era disfrutar de la nevada y aprovechar la luz de las velas para charlar con la familia.

Aquí os comparto unas fotos del gran día.


Y con esto ya me despido.

Un fuerte y nevado abrazo!
 

A mis 30...y sumando! Template by Ipietoon Cute Blog Design and Bukit Gambang